Oda a Oblivion

Por: José Manuel Reyes

Oblivion_01

“And how can man die better
Than facing fearful odds,
For the ashes of his fathers,
And the temples of his Gods”

En un futuro distópico donde alienígenas destruyeron la luna e invadieron el planeta Tierra, obligando a los humanos a huir de ella, dejando completamente radiactiva la superficie terrestre. Jack Harper, un técnico especialista en la reparación de drones, cumple sus últimos días de servicio antes de abandonar el planeta para partir a la luna Titán, la caída de una nave pondrá en entredicho todo lo que él creía saber y hará dudar su lealtad hacia lo que él cree correcto.

Oblivion, resulta ser la obra más reciente del director estadunidense Joseph Kosinski, a quien podemos recordar por ser el cerebro visual y narrativo del filme Tron: Legacy. Ahora echando mano de tecnología de punta y sus grandes conocimientos en diseño y arquitectura. Nos trae una película de ciencia ficción que nos hace pensar que han vuelto aquellos largometrajes donde una trama bien aplicada, mas efectos de excelente manufactura no deben estar peleados. Si alguien tuvo el disgusto de ver películas como Matrix Revoluciones o Species o Battle Los Angeles, sabrá de lo que hablo.

La película se centra en el personaje de Jack Harper, interpretado por el actor de bolsillo más cotizado de Hollywood: Tom Cruise. Quien en esta película cumplió los ya muy lejanos 50 años, haciendo parecer que tiene guardado en alguna de sus mansiones un cuadro de él pudriéndose (Si no entendieron la referencia, siempre existe San Google) A Cruise lo acompaña lo que parece ser la nueva actriz en ascenso Olga Kurylenko, probablemente la recuerdes por ser la última chica Bond en Quantum of Solace. El elenco estrella lo termina completando Dios…ok, no es Dios, me refiero a Morgan Freeman, el afroamericano octogenario más badass de la industria.

Como ya lo dijimos en la breve sinopsis, Jack, trabaja sin descanso todos los días reparando drones esféricos que se encargan de proteger máquinas enormes encargadas de succionar el agua de los mares, la cual es utilizada para proporcionar energía al Tet, que es una enorme estación espacial orbitando la Tierra, ahí está una colonia humana lista para partir a Titán, una luna de Saturno, la cual es el lugar idóneo para continuar la vida del ser humano.

Pero, ¿A qué se debe que Jack se la viva reparando drones? La respuesta se encuentra en suelo terrestre, ya que ahí habitan los últimos sobrevivientes alienígenas de la guerra que hubo apenas años atrás, se les llama Carroñeros, pero más que nada son como los Al Qaeda versión Jaime Mausán. Todo pareciera ser normal, lejos de que Jack arriesga la vida todos los días, pero Jack no está tranquilo, los constantes sueños donde el se mira con otra mujer en el Empire State lo tienen intranquilo. Él y su compañera Victoria están a solo dos semanas de subir al Tet, pero la caída de una nave con humanos van a cambiar por completo la trama de la película.

Estoy escribiendo estas líneas con toda la intención de no dar ningún spoiler por accidente, ya que a mi parecer, Oblivion maneja un excelente factor sorpresa que al menos a mi, cuando la vi en el cine (y apenas hace unas horas en la comodidad del Blu-ray) me hizo poner una cara de “What da f…”. Por lo cual creo que pasaremos al análisis de otras cosas, a fin de espero, crearles un poco de curiosidad para que la puedan rentar, comprar o bajar (legalmente) y le dediquen un poco de tiempo.

Como ya lo dije, Joseph Kosinski es el director de esta película, y a mi parecer vaya que no decepciona, ya que el manejo de la historia resulta bastante ágil, más si hablamos de un tema tan postapocalíptico, mezclado con algo de romance y la ciencia ficción en su máximo esplendor. A mi parecer, además de la dirección, rescato dos cosas más acerca de Oblivion.

La fotografía, creada por alguien a quien no ubicamos tan fácil pero resulta ser un gran orgullo latinoamericano, Claudio Miranda (Life of Pi, Tron: Legacy e incluso gaffer en Fight Club y jefe de iluminación en Seven) quien se armo de una avanzadísima y poderosa cámara Sony F65 CineAlta, grabando a una resolución de 4k –que desgraciadamente le hicieron el downgrade a 2k en postproducción- y una gran mayoría de rodajes en exteriores, evitando lo más posible el uso de la pantalla verde, le dieron al clavo en lo que intentaron retratar en Oblivion, contrastando los paisajes verdes, los destructivos, los apocalípticos y los espaciales. Definitivamente es junto con Prometheus, de lo mejor que hay visualmente hablando en ciencia ficción de los últimos años.

Segundo, la música fue compuesta por Anthony Gonzalez (músico de M83) y Joseph Trapanese, quienes, a diferencia de la pasada película de Kosinski que fue Tron: Legacy, dejan muy de lado el ruido electrónico que marcó Daft Punk y se dedican a la creación de piezas orquestales de gran calidad, dando heroísmo, nostalgia y redobles de sacrificio en cada una de las 29 piezas que componen el score, es bastante profundo y pareciera haberse hecho a la medida de cada segundo de la película. Rescato la pieza “Return to Empire State” que es una verdadera belleza.

Las actuaciones, si, ese es el punto que no me gusta tocar ya que creo yo es lo que hace flaquear la película. Tom Cruise parece ya demasiado acostumbrado al papel de héroe y ahora el factor edad ya comienza a pesarle en su topgunezca espalda, lo malo de esta costumbre a las películas de este estilo es que lo hacen sentir ya no tan espontaneo como en, por ejemplo, Misión Imposible. Olga Kurylenko realiza un trabajo adecuado aunque casi no se le dan minutos a cuadro.  Andrea Riseborough resulta ser a mi parecer, el eslabón débil, ya que carece de muchas expresiones y a veces no sabemos si está enojada, asustada, excitada, emocionada o qué. Por último, Morgan Freeman hace un buen papel, solo que en él ya pesan otros papeles como por ejemplo Wanted, que pareciera ser, la copia fiel de sus personajes: rudos, esperanzados, pelados y con mucha sabiduría, lo que conocemos como el típico black tough mofo.

Oblivion es bella en lo estético y en la historia, con un  giro de tuerca casi tan bien sostenido como lo es Watchmen, pero las actuaciones pueden hacerla algo pesada. De ahí en fuera es una gran película para disfrutar en donde quieras, aunque está pensada para ser reproducida en tu casa, en una buena pantalla de alta definición y un teatro en casa de 5.1 canales. Solo así vas a poder disfrutarla como Morgan Freeman manda… o sea Dios.

Anuncios

4 pensamientos en “Oda a Oblivion

  1. No pude ver la película pero muchos me la han recomendado sobremanera y por lo que leo en el análisis acerca de la música y la fotografía, seguro es una obra maestra… coincido con José Manuel acerca del actor principal, Tom Cruise, y sus papeles siempre iguales de héroe en condiciones extremas.

  2. Me han comentado que es una película muy compleja y confusa, pero aún así me interesaba verla.
    Además de que con la recomendación acerca de la trama, los efectos, fotografía y elenco son muy convincentes.
    Iris Amandy Glez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s